Mundo Proniño

Argentina

El programa en Argentina nació a finales del año 2000 con el objetivo de concentrar su atención en niños y niñas en situación de trabajo infantil o en riesgo de ingresar tempranamente al mercado laboral. Las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) que pertenecen a Proniño son las manos ejecutoras del programa. En la actualidad, son 30 ONGs, seleccionadas por medio de dos concursos nacionales y públicos, que trabajan en 11 provincias. En este año 2008 el objetivo de Argentina sería alcanzar 9.000 beneficiarios.

El programa aborda el problema del trabajo infantil desde una modalidad integrada de 4 actores: Niños, familia  escuela y comunidad. La actuación con los NIÑOS Y NIÑAS se centra en el ámbito de la educación, la salud y la ocupación del tiempo libre.

Educación: Asistencia educativa diaria, a contra turno de la escuela, con modalidad de complementación escolar. A través de las organizaciones sociales se realizan acciones de apoyo escolar sobre temas planificados, intervención psicopedagógica sistemática, apoyo psicológico, entrega de insumos escolares, entre otros.

Salud: se trabaja de manera articulada y conjunta con centros de salud y hospitales zonales realizando múltiples acciones como control de talla y peso, asesoramiento nutricional, charlas sobre educación para la salud, etc.

Ocupación del tiempo libre: Las actividades de tiempo libre se desarrollan a contra turno escolar para asegurar que niños y niñas que trabajan accedan a espacios de entretenimiento y esparcimiento acordes a su infancia. Se realizan salidas recreativas, talleres de pintura, música, teatro, actividades deportivas, etc.

En lo relativo a las FAMILIAS de  los niños amparados en Proniño, las líneas de trabajo se dividen en una mejora de las vías de ingresos económicos (iniciativa Protrabajo), orientación familiar y transformación de patrones culturales.

Protrabajo nació en 2001 y se encarga de desarrollar acciones para fortalecer las capacidades y competencias de los adultos – padres, hermanos o tutores de los niños y niñas beneficiarios del programa-, con el fin de mejorar la generación de ingresos de las familias y de esta manera poder sustituir el ingreso que el niño/a aportan por trabajar.

En cuanto a orientación familiar, se organizan charlas con la colaboración y articulación de entidades especializadas en violencia familiar, educación para la salud y adicciones para las familias en torno a una escuela o centro comunitario incluido en el Programa Proniño y en casos más críticos los trabajadores sociales acuden al domicilio para un asesoramiento más personal.

Transformación de patrones culturales justificadores del trabajo infantil, se realizan talleres dirigidos a las familias tienen como objetivo concienciar acerca de los derechos de los niños y niñas: derecho a jugar, derecho a la identidad, a una educación de calidad, entre otros. También se desarrollan talleres para abordar temáticas relacionadas con las adicciones, la violencia familiar, la procreación responsable, etc; que se encuentran presentes en estas comunidades.

El trabajo que se realiza con las escuelas, además de brindar los materiales escolares necesarios, se basa principalmente, en la capacitación del cuerpo docente en todo lo relacionado con la problemática del trabajo infantil.  Con la comunidad, Proniño desarrolla actividades en torno a dos ejes, la articulación de redes (con diferentes organizaciones, ministerios, empresas con el fin de difundir y fortalecer el tratamiento de la temática más allá del alcance del programa) y la sensibilización en torno a la problemática del trabajo infantil.

Relaciones con Organismos Especializados

Proniño cuenta, además, en Argentina, con el apoyo y el asesoramiento de organismos especializados en la problemática del trabajo infantil, nacionales y/o internacionales como CONAETI, OIM, OIT, UNESCO y UNICEF.

Argentina