Mundo Proniño

Panamá

Proniño en Panamá comenzó en el año 2000 con 300 niños y niñas, aumentando a 800 en el año 2006, en el 2007 finalizó con 1.000 niños y para el 2008 el objetivo serían los 2000 niños y niñas beneficiados por el Programa.

Para llevar a cabo esta labor, se trabaja en alianza con Casa Esperanza quien implementa el programa de becas escolares complementadas con alimentación, salud, talleres de formación para docentes y familiares y actividades recreativas.

En el Eje de Protección Integral se trabaja a través de cuatro diferentes estrategias de intervención:

Centros de Atención Integral: Los beneficiarios que asisten a los centros de atención integral reciben de 4 a 5 horas semanales de estudio dirigido por educadores, a contra turno de su horario escolar. Los niños reciben instrucción educativa además de alimentación, desarrollo personal y social, actividades recreativas y atención en salud cuando se requiere.

Atención Comunitaria: el equipo de trabajo está compuesto por un educador y un promotor social que atiende a los niños en su comunidad semanalmente.

Centros Educativos Comunitarios, donde los educadores brindan tres horas de sesiones de estudio dirigido y afianzamiento escolar a  niños tras la jornada escolar de la mañana; se lleva a cabo específicamente en la Comarca Indígena.

Tutoría Extraescolar: impartida por docentes de las escuelas que están capacitados en el tema del trabajo infantil.

El programa Proniño esta diseñado para brindar una educación integral al niño y a la vez incluir a los docentes y padres en capacitaciones y talleres que refuercen aspectos relevantes para un buen desarrollo y cumplimiento del Programa.

De acuerdo a las necesidades identificadas al inicio y durante el año escolar, se otorga un subsidio a cada beneficiario para cubrir insumos educativos básicos como: uniformes, materiales, útiles escolares, gastos de transporte a fin de garantizar el ingreso, asistencia y retención escolar.

En cuanto al tema de la alimentación, varía según las modalidades de intervención,  desde un suplemento alimenticio en las tutorías, una comida diaria en los centros educativos comunitarios, hasta 2 comidas diarias en los centros de atención integral.

Se brinda atención a la Salud para detectar y atender enfermedades comunes y adicionalmente los beneficiarios reciben  educación para la salud, educación sexual y reproductiva, normas de vida y una sexualidad responsable.

Los niños y niñas que lo requieren, reciben atención psicológica con miras a la detección temprana de cualquier dificultad de aprendizaje y poder tomar medidas y estudio dirigido.

Como complemento de formación, los beneficiarios reciben cuatro horas semanales de estudio dirigido, apoyado por los educadores. Los niños con dificultad en asignaturas clave reciben cuatro sesiones semanales adicionales de recuperación.

Talleres de educación en Valores dirigidos a fomentar una valoración positiva, valores, participación, metas, comunicación y relaciones interpersonales.

Actividades extraescolares: Cada dos semanas se realizan encuentros deportivos  y recreativos a fin de  lograr un sano esparcimiento, el intercambio de experiencias positivas y las buenas prácticas.

Talleres para los Docentes: los educadores reciben capacitación en Técnicas de Enseñanza, metodologías activas y Educación cooperativa.

Talleres de sensibilización para padres o tutores: Los padres, madres o tutores reciben orientación familiar y capacitación a través de talleres, con el objetivo de fortalecer la autoestima, mayor valoración de sí mismos, y para que sepan valorar y promover la educación como un recurso de superación para sus hijos y prevención contra el trabajo infantil.

Panamá