Mundo Proniño

Venezuela

El Programa Proniño se inició en Venezuela en el año 2002, pasando de atender a 346 beneficiarios en 2005, 1.000 niños en el 2006, 5.650 en el 2007, y con la meta para el 2008 de aumentar a 10.000 niños y niñas y adolescentes que trabajan o que están en riesgo de ingresar tempranamente al mercado laboral.

Promover la permanencia del niño en la escuela, brindándole el apoyo necesario para avanzar con éxito en su proceso de educación y proveerle oportunidades de desarrollo digno, fortaleciendo al mismo tiempo su entorno familiar y comunitario, han sido los objetivos principales del programa Proniño.

Esta labor se realiza a través de varias organizaciones no gubernamentales: la Asociación Civil Protección Integral a la Infancia y la Familia (PROINFA), la Asociación Civil Mi Casita Azul y la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Los beneficiarios y sus familias pertenecen a los estratos socio-económicos más desfavorecidos, donde el responsable del hogar generalmente es una mujer sola, que trabaja en el sector informal de la economía con ingresos insuficientes para la manutención del núcleo familiar, lo que conduce a los menores a trabajar.

Esta situación de precariedad familiar, unida a un sistema educativo que no logra que los más pobres adquieran las competencias y los aprendizajes necesarios para culminar con éxito, al menos la escolaridad obligatoria, son el escenario en que se mueven los niños, niñas y adolescentes venezolanos, trabajadores y en situación de riesgo, algunos de ellos no escolarizados, que requieren la protección y atención que les brinda el programa.

Los  niños y niñas registrados en Proniño reciben apoyo para el pago de matrícula, transporte, materiales escolares y uniformes, así como atención en salud primaria y preventiva, refuerzo pedagógico y atención psicológica, formación en valores y proyecto de vida, además de  alternativas culturales, deportivas y recreativas.

Los padres y representantes, por su parte, son sensibilizados a la problemática del trabajo infantil a través de reuniones, foros y talleres sobre derechos y la importancia de su permanencia en la escuela para mejorar sus condiciones de vida y la de su núcleo familiar, y se les exige el establecimiento de compromisos de participación y colaboración para con el programa.

Las escuelas a su vez reciben apoyo para aspectos de infraestructura y dotación, y los docentes son formados para estimular una mejor integración social y ofrecer orientación sobre situaciones que afectan o podrían afectar a los niños, niñas y adolescentes trabajadores y en riesgo.

En cuanto calidad educativa se refiere, en este tiempo se ha consolidado una alianza con las escuelas involucradas en el programa para el logro de los objetivos, y las tres entidades ejecutoras del programa hicieron especial énfasis en las actividades de sensibilización (reuniones y talleres) dirigidos al personal directivo y docente sobre la importancia de desarrollar estrategias efectivas que permitan garantizar la permanencia de los niños, niñas y adolescentes en la escuela.

Asimismo, y para el efectivo uso y aplicación de las Tecnologías de Información y Comunicación como herramienta que refuerza la calidad de procesos educativos en las escuelas Proniño, se procedió a realizar un diagnóstico que permitió aportar información relevante para lograr una óptima integración de las TIC’s como herramienta para la reducción del trabajo infantil y mejora de los logros escolares.

A partir de los resultados de este diagnóstico se elaboró un plan para el 2008 que tiene por objetivo potenciar la calidad e innovación educativa de los centros escolares Proniño a través del conocimiento y el uso de la Red, lo cual implicará implementar Aulas Fundación Telefónica en los centros educativos Proniño, desarrollar un plan de formación-acción de los educadores Proniño y desarrollar y difundir el Canal EducaRed del Educador Proniño.

Para un efectivo desarrollo del programa, las organizaciones colaboradoras han ido tejiendo sus propias redes de apoyo social entre diversos agentes, públicos y privados, vinculados a la problemática de trabajo infantil y de la protección de derechos de niños, niñas y adolescentes.

Venezuela